La cultura india data desde cuatro o cinco mil años atrás. Casi la mitad del planeta reconoce a la India como su madre espiritual: China, Vietnam, Japón, Sri Lanka, y muchos otros países de Oriente, aceptan que el origen de sus religiones estuvo en esa milenaria región. En la actualidad, a su vez, existe en los occidentales un creciente interés por el conocimiento de las escrituras y prácticas hindúes.