El aj es el aspecto con que el muerto había dejado de serlo; es decir, aquél con el que se había transfigurado en un ser vivo. En contraste con la oscuridad de la muerte, era considerado como una luz y a menudo era asociado con las estrellas. (DODSON, Aidan, Las pirámides del Antiguo Egipto, página 20)

Anuncios