Α

En poco más de media hora, ya casi cayendo la noche, Diane y sus amigos llegarán al aeropuerto de San Antonio Oeste, un crudo caserío que pasaría desapercibido si no existiera su torre de control. Pese a ello, las construcciones rústicas otorgan al viajero, no obstante los rumores intencionados de hace dos o tres años atrás respecto de la funcionalidad del sistema nacional de radares, la sensación de seguridad que refuerza el hecho de ser un centro custodiado y controlado por la Fuerza Aérea Argentina.
El grupo está resuelto a comprobar su creencia compartida desde la infancia, cuando en la escuela primaria aprovechaba a intercambiar ideas entre sus integrantes acerca de verdades reveladas, teorías científicas y conspiraciones antiguas -y modernas-.

α

(Sigue en α02: https://maguirre.wordpress.com/2011/01/24/multimedia-message-2/

Anuncios