El tema

La elección del tema está vinculada a la necesidad del escritor, esto es, se escribe porque existe un deseo. Y todo ser humano tiene necesidades, deseos, y mensajes que transmitir. Y además del propio escritor, seguramente habrá otro beneficiario de su actividad. Y en esto está involucrada la responsabilidad que deberá observar el bloguero frente al público potencial de su obra: No sólo existirá el propio interés, sino que cuanto menos, el mensaje debe ser respetuoso del otro.

La idea propia, entonces, deberá revisarse una y otra vez con el objeto de corroborar que el mensaje, aunque independiente, libre y original, no debe resultar ofensivo de las ideas ajenas. Y esta no es una posición moralista, es una posición moral, y la invoco porque creo en ella. Debemos tener en cuenta que en la Web hay personas menores de edad, seniles, diferentes, diversas, y entonces, nuestro cuidado y celo deben potenciarse. Nuestro límite permitido es el disenso, no la agresión, que pertenece a otro ambiente. Ser bloguero implica pertenecer al mundo de la cultura,  y debemos enaltecerla en consecuencia, no rebajarla. Por el contrario, si optamos por la alternativa del estilo Facebook, nos sumergiremos en una marasma de lenguaje mal escrito, grosero, chabacano y vulgar, en el mejor de los casos.

Para mantenerse informado y en contacto, el blog para mis amigos:

http://mabriefings.wordpress.com/